Miguel Marina
biography
Artist Statement
Image Gallery
Reviews
Exhibitions
Contact

 

Biography Miguel Marina

ENGLISH •  EUSKERA • ESPAÑOL

"Miguel Marina: un alma del exilio volcado en la pintura”
Por Victor Fuentes
Puente Atlántico del Siglo XXI, p. 103
Abril 2016

>> en PDF <<


"Recuperando a Miguel Marina"

Jaime Cuenca
Periódico Bilbao Aldizkaria, Artes Plásticas, p. 13
Noviembre 2015

Jamie Cuenca - Miguel Marina review

POCOS, muy pocos, reconocerán la obra de Miguel Marina, una buena muestra de la cual se expone ahora en el Colegio de Abogados. Vuelve a su Bilbao natal tras un largo periplo por el exilio republicano que, parece mentira, sigue deparándonos ausencias irremediables. Tras la Guerra civil, Miguel Marina emigra a Venezuela y, tras muchas idas y vueltas, acaba instalándose en California. Es allí donde se dedica de lleno a su pintura y crea una peculiar obra de voluntad eminentemente pre-moderna.

En la pintura de Miguel Marina, el Renacimiento no ha sucedido. Sus figuras alargadas y hieráticas, de enormes manos y ojos, parecen sacadas de una ermita románica o de una tabla bizantina. Hay en ellas una espiritualidad arcaica que se recrea con frecuencia en escenas piadosas tradicionales, como la Anunciación o la Pasión. Pero estos lugares del dogma los revisita Marina haciendo uso de una imaginación asombrosamente poética. Pinta con la alucinada clarividencia de Chagall y también con su profundo sentido narrativo para el símbolo.

Los rojos y azules de Marina, propios de la vidriera de una catedral, conforman un mundo personalísimo que, hacia el final de su vida, se fue poblando con recuerdos y ensoñaciones de su tierra vasca perdida. Porrones de vino, hombres con txapela, chalupas y platos de ba- calao se mezclan en unos paisajes chatos y nocturnos sobrevolados por ángeles. Es esta atmósfera alucinante la que rescata la emoción religiosa o la nostalgia de su tierra de cualquier tentación kitsch. Al contrario, aquí puede verse la potencia creadora del arte, capaz de dar un cauce universal a los recuerdos particulares de un ser humano. Hoy nos encontramos con Miguel Marina y no podemos dejar de sentir en sus alargadas figuras el hálito frío de su exilio.